martes, 29 de noviembre de 2016

RECUERDOS


"¿Cuál 
es el instante exacto
en que un recuerdo muere para siempre?

Lorenzo Oliván


ro_rub


Seco, yermo
como el corazón
de la alondra
que erró su vuelo
al filo de la madrugada

Invasivo, letal
como el secreto 
a voces
sin labios
que lo reclamen

Inerme, desahuciado
como el enfermo
que ensaya
la palabra exacta 
de despedida

Seco 
yermo
invasivo
letal
inerme 
desahuciado
recuerdo
tuyo.







sábado, 26 de noviembre de 2016

Y SIN EMBARGO


"Y sin embargo te quiero"

Quintero, León y Quiroga


Cultura inquieta



Pero llegaste tú
como afloran los pecios al mar
reflejado en el iris de mis ojos
como una explicación nunca pedida
e hiciste de mí
un náufrago arrepentido
que rompe las enseñas
de su piel y de su patria
por vagar junto a tu cuerpo
de anémonas y madreselvas

Muerta en vida
pasto de las caracolas
carnal juguete de los océanos
ofrenda nimia
para tus labios sordos
al presagio huero
de mi abandono
a la sola quietud del agua
y al rudo canto 
de las cigüeñas 

Y sin embargo
una sola palabra tuya
habría bastado 
para salvarme




jueves, 24 de noviembre de 2016

LIMBO

"No hay pájaro que no vuele resignado a la tierra aunque en el cielo la desprecie"

Alberto Conejero, Si descubres un incendio


Cultura inquieta

Leo fallos de concursos literarios 
como el que lee esquelas
o resultados ganadores
en los periódicos

Con la secreta esperanza
de que mi suerte
yerre y salga 
mi caballo triunfador
con el secreto alivio
de no reconocerme
en las necrológicas
literarias

Reincido en la 
bajeza
de buscar 
quien me refrende
más allá 
del ceniciento acuse de recibo
y de la aséptica cajita 
con cenizas
que algunos organizadores
tienen a bien entregar 
tras la purificadora
destrucción
de los finados. 








domingo, 20 de noviembre de 2016

TIERRA PROMETIDA

"(...) No quiero que la risa
se disfrace de llanto, ni que los besos hieran,
ni que la muerte salve (...)
Quiero volver atrás, al tiempo en que las cosas
no eran tan complicadas"

Luis Alberto de Cuenca

A M.


Cultura inquieta 


Estrenarás la culpa
que te anegue el alma
como la humedad que sube
imperceptible
los días de invierno
entre las medias

Estrenarás la soledad
que como una sangre 
nueva en las venas 
te colonice y se abra paso 
a dentelladas fieras
sobre tu cuerpo

Estrenarás el miedo
en el todo a riesgo de los seguros
y en las pólizas contra la muerte
del que persigue 
la eternidad forzosa
para los huérfanos de sus entrañas

Estrenarás los celos
de las familias 
que pasean ingenuas
frente a escaparates
que anuncian vuelos a paraísos 
para ti vedados

Estrenarás el cansancio
de cada hueso
de cada víscera
que se rebelan contra esta suerte 
de seguir obrando
la vida nueva cada mañana

Estrenarás, al fin, la dignidad
del que aprende a pisar el dolor
sobre el que fundar
la nueva tierra
que, imponente y firme
te pertenece 
como promesa cumplida
de lealtad.




martes, 15 de noviembre de 2016

EXIT

"Cerrar puertas como se cierran heridas
despacio y sin hacer ruido"

Javier Temprado Blanquer

Tras un rastreo óseo 


Cultura inquieta


Mis huesos 
se han vuelto 
pudorosos de repente
incapaces 
de desnudarse
sobre este lecho improvisado 
de frío acero

La máquina planea obstinada
sobre mi cuerpo inmóvil
buscando el rastro
del gusano
en la manzana
el hilo de Ariadna
que conduce al minotauro 

Caigo en el profundo sueño
de los justos
hasta que a la voz 
del enfermero
me levanto como Lázaro 
y cierro tras de mí
la puerta que conduce a la salida.



domingo, 13 de noviembre de 2016

FRACASOS

"Pido al dolor que no se rinda al tiempo, que se incruste como una larva eterna en mi costado para que de su mano, cada día con tus ojos intactos, resucites con tu luz y tu pena, resucites dentro de mí. Para que no te mueras doblemente pido al dolor que sea mi alimento, el aire de mi llama, la lumbre donde vengas a diario a consolarte de los fríos paisajes de la muerte"

Piedad Bonet, XIX Premio Internacional de Poesía Generación del 27. 

A Santi


ro_rub



Podrías haber muerto 
de miedo
de dolor
en el mejor de los casos
haber muerto de risa
Lo que nunca te perdonaré
es que acabaras
muriendo de cáncer
Nunca te perdonaré
que también tú
pasaras a engrosar 
la invisible estadística 
de las que
no lo lograron

No puedo decirte
como el poeta que
siento más tu muerte que mi vida
Esta noche solo 
acierto a sentir
esta vida mía 
obligada a continuar 
en el recuerdo
de quienes 
seréis por siempre
la prueba más feroz
de mi fracaso.



sábado, 12 de noviembre de 2016

HORAS DE PATIO

A Pascual, que me enseñó a mirar a los que son diferentes.

(Durante una guardia de recreo en la zona del patio preferida por los alumnos de Educación Especial de mi centro)

Cultura inquieta 


Me gusta su forma de quererse
con esa naturalidad
que hace resplandecer
las aceras
Son ajenos
al mundo 
y el mundo, celoso
parece ignorarlos
Suena el timbre
que arrastra a los otros
de nuevo 
a la monotonía 
de las aulas
Solo quedo yo
este jueves de noviembre
testigo fugaz
de sus guiños adolescentes
juez que rubrica 
con gesto tembloroso  
el permiso
que el mundo al fin les concede
a los que 
por un instante olvidan
el precio 
de saberse
tan diferentes. 


martes, 8 de noviembre de 2016

¿Y TÚ DE QUIÉN ERES?

"Y tú de quien eres ?
De Marujita (...)

Y tú de quien eres ?
Y yo ya, no sé 
ni de quien soy"

No me pises que llevo chanclas.



Vivimos tiempos extraños, si cabe, mucho más en el ámbito de la educación, que es el que a mí me toca más de cerca. La última reforma educativa, la tan denostada LOMCE, una más de las muchas que ya soportamos en las últimas décadas, deja al profesorado maltrecho ante la avalancha de programaciones e informes que se nos exigen, además de los inoperantes sistemas de evaluación que, en asignaturas como Lengua, supondrían evaluar tantos estándares que apenas podríamos dedicarnos a otros menesteres. A esta situación, de la que nos venimos quejando ya desde que esta ley se implantó, aprisa y sin el respaldo de la comunidad educativa, se une este curso la extraña situación en la que quedan los alumnos repetidores de 2º de bachillerato.

Mis alumnos de 2º que están repitiendo pertenecen a un plan ya extinto: el plan LOE pero, hasta ahora, han asistido a mi clase de Lengua, organizada según el modelo LOMCE. En principio, podría quedar todo reducido a una cuestión de siglas pero, me temo, el embrollo va mucho más allá. La consejería les ofrece a estos alumnos la posibilidad de ser evaluados según un modelo u otro. Si se acogen al modelo LOMCE, tendrán que estudiar un programa que, en muchos aspectos, difiere del anterior y tendrán que examinarse de la reválida. Si se acogen al modelo LOE, podrán optar a un examen en junio acorde con el programa que ellos cursaron. Excepcionalmente, el departamento les ofrece la posibilidad de parcelar la materia en dos o tres pruebas, con el consiguiente compromiso de asistir a mi clase. Pero, al mismo tiempo, los profesores que este año impartimos 2º de bachillerato podríamos negarnos a acoger a estos alumnos en nuestra aula ya que, en principio, no serían nuestros -la tentación es grande, créanme, cuando tenemos cuarenta alumnos en el aula-. A esto, hay que añadir que la consejería premia a estos alumnos repetidores eximiéndoles de la obligación de hacer la PAU, que era la prueba utilizada por las universidades para delimitar las notas de corte. Tampoco tendrán que hacer, por supuesto, la reválida. Accederán a la universidad con la media del expediente mondo y lirondo.

¿Buena o mala suerte? se preguntarán ustedes. Yo aún no lo sé. Pero lo que sí preveo es el irreversible daño que esta situación provocará en el alumnado y en el profesorado, aunados por una vez en el mismo bando: el de los damnificados. ¿Cuántas horas en la consulta del siquiatra nos llevará a unos y a otros responder a esa pregunta tan crucial que ya desde los "No me pises que llevo chanclas" nos venimos planteando: ¿y tú de quién eres? Ellos aún no lo saben y lo peor es que yo, tampoco. Mis cuarenta alumnos, número ya de por sí inabarcable, aún se desvanecen mucho más en la grisura del anonimato al andar muchos de ellos en esa tierra de nadie, a mitad de camino entre la LOE Y la LOMCE. ¿Y tú de quién eres? me sigo preguntando cada día cuando entro en el aula, cargada, pese a todo, de una confianza absoluta en ellos que, a pesar de las reformas y los reformadores, son nuestro futuro.


domingo, 6 de noviembre de 2016

DE LO PROVISORIO

"Hace veinte años
El futuro era metalúrgico.
Desde luego, no esta ciudad,
Estas calles amarillentas que fotografío,
Estos cafés de debate y mercadillo. 
Ni esta casa donde habito,
Patrocinada por las repúblicas independientes de Ikea"

Ángel Manuel Gómez Espada

Cultura inquieta



Paseo por Ikea y compruebo, con cierta extrañeza, que ya es hora de ir pensando en los adornos navideños y las vajillas de nochebuena. Intentó tranquilizarme contando las semanas que aún me quedan para poder darle unos cuantos mordiscos a la literatura del siglo XX, que tan preocupada me tiene. Me pierdo entre mesitas que incorporan la lamparita de lectura y sillones que se convierten en insospechadas camas de invitados. A ratos, me vienen a la memoria los últimos libros de poetas jóvenes que, a este paso, no me quedará más remedio que dejar reducidos a su esqueleto si quiero abarcar todo el siglo XX como pretenden los ambiciosos decretos. Casi sin darme cuenta, echo a la cesta una lámpara por dos euros que aún no sé dónde colocaré, aunque, por el precio que tiene, bien amortizaré el dinero gastado; quizá me canse mucho antes de que se rompa, me digo a mí misma. 
Mi casa, que recientemente he amueblado, tiene el sello Ikea, quizá porque ya sé mucho de lo provisorio de la vida. He vuelto porque necesito una mesa auxiliar donde ir colocando los libros que llevo en danza para no dejarlos apilados por cualquier sitio. Al fin me decido por una mesa de veinte euros que será perfecta para mis jóvenes poetas: práctica, multiusos -con una bandeja extraible-, minimalista y ligera -apenas una liviana estructura para sostenerla- y, sobre todo, barata -por si me harto de ella-. Así como los muebles, a su imagen, el amor: practico, multiusos, ligero y, sobre todo, barato, por el que no haya que pagar un alto precio. Los muebles de nuestros abuelos, en cambio, de maderas nobles, sobrios, pesados, inmunes al paso del tiempo, con voluntad de permanencia. Uno compraba la cama en la que, con seguridad, acabaría muriendo; compartía la cama con quien, con seguridad, acabaría muriendo. Ahora compramos camas fáciles de transportar en la siguiente mudanza. Todo es tan provisorio que ni siquiera tenemos una mesilla de noche sobre la que depositar el vaso de agua que nunca había que beber porque era para saciar la sed de los muertos, según contaba mi abuela. Todo así, tan provisorio que, a veces, da tanto miedo...

"¿La mujer que acaricio ahora
es la misma que llorará mi enfermedad? (...)

La vida nos invita a seguir buscando,
a empujar los límites, a desear la rosa
aunque después nos diga que sólo hay cipreses,
ramas secas listas para la llama (...)

Hasta las rosas de piedra han de marchitarse"

Juan de Dios García

*Poemas tomados de la antología Desde el mar a la estepa. Albacete: Chamán Ediciones, 2016