viernes, 8 de enero de 2016

DIARIO DE KA, 8 de enero de 2016

8 de enero de 2016

Fernando Vicente

Ya hemos empezado a colocar libros. Junto a los libros van apareciendo entre las cajas algunos recuerdos que se escaparon del expurgo: la foto de su abuelo muerto, la de su padre... Enseguida ha empezado el baile y yo, tan inconsciente como siempre, he entrado en su juego: que si la habitación no era como la había imaginado, que si el colchón estaba duro, que si echaba de menos su antigua casa... que si le dolía -me estaba diciendo a gritos- abandonar los últimos recuerdos de su padre. Quizás en mi afán por no volver la vista atrás, en mi obsesión por poner orden sobre las cosas, haya pasado por alto el desorden interior de mi pequeña adolescente. Pero esta es la única forma que conozco de volver a empezar. Quizás algún día lo entienda, quizás algún día perdone en mí esta aparente indolencia que me permite sobrevivir una y otra vez, una y otra vez.


domingo, 3 de enero de 2016

DIARIO DE KA, 3 de enero

3 de enero de 2016


Grete Stern de la exposición "Sueños" en el Círculo de Bellas Artes de Madrid


Los olores son nuestra segunda memoria. Toda la infancia cabe en el olor del aceite donde tu madre freía los pestiños por Navidad o en la marca de jabón a la que le fue fiel  mi tío durante toda su vida. Pero también algunos sonidos registran sensaciones ligadas inexplicablemente a la tristeza o al miedo. El sonido de ese teléfono a media noche, el de todas las ambulancias desde que mi padre nos enseñara a rezar por los enfermos que iban en ellas, el llanto sin consuelo de mis hijos, el eco de mi casa vacía y, desde hoy, el del precinto que cierra cajas que nunca más se volverán a abrir.

Hemos sido los últimos en salir. 
Formábamos una extraña pareja
Yo, tan seria, con tu jaula en la mano
Como si el mundo se acabase de parar
tras esa puerta que resuena a las espaldas
como si fuéramos dos náufragos sin paraíso
a la espera de cualquier barco fantasma
que nos devuelva incólume la esperanza
que nos confirme nuestro derecho certero
de volver una vez más a comenzar.



viernes, 1 de enero de 2016

DIARIO DE KA, 1 de enero

1 de enero de 2016





Mis pijamas, mis libros y mis cuadros están ya preparados para dar el salto hacia ese agujero negro que los conecte al amanecer con la ventana de mi nueva casa. Unas seis horas es el tiempo que estiman para realizar la mudanza, aunque sé que cuando  cierre esa puerta habrá comenzado una nueva vida para nosotros. He tardado semanas en amordazar los recuerdos, esconderlos en cajas y sepultarlos en el trastero de esta casa que abandono con la triste certeza del que sabe que se va para no volver. Mi vida comienza hoy, no tengo más historia que estas 24 horas del recién estrenado 2016. Al fin me siento en paz.